Uno de los factores de riesgo en el desarrollo del cáncer de mama es el exceso de órgano (tejido) adiposo (sobrepeso).

Por: Saúl Villasmil
28 Oct, 2022 - 3:48 pm

Continuando con el tema sobre cómo el ejercicio nos puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer algunas enfermedades. Es conveniente escribir sobre el cáncer que es la segunda causa de muerte a nivel mundial y sólo es superada por las enfermedades cardiovasculares de las cuales hicimos hincapié en el artículo anterior.

Recordemos que el cáncer es la multiplicación, de forma descontrolada, de una célula del cuerpo, lo que da como resultado un tumor que; dependiendo de las mutaciones generadas en el ácido desoxirribonucleico (ADN) puede finalmente hacer metástasis.

El ejercicio físico ha demostrado

ser una de las mejores herramientas para la prevención, así como, durante el tratamiento y después de la sobrevivencia al cáncer de mama (CM).

El cáncer es molecularmente muy heterogéneo y en cáncer de mama, es posible que diferentes biomarcadores expliquen el riesgo de desarrollar determinados tipos. Algunos subtipos de cáncer de mama presentan receptores de estrógenos positivos y otros negativos. Así como, HER2 positivos, por ejemplo. La actividad física puede interferir de diferentes maneras en los diferentes subtipos.

Uno de los factores de riesgo en el desarrollo del cáncer de mama es el exceso de órgano (tejido) adiposo (sobrepeso). Aumentando el riesgo entre 40-50% y el desarrollo de tumores más agresivos y con más resistencia a los tratamientos en estas pacientes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS),

estima que casi un 24% de los casos de CM postmenopáusicos están estrechamente relacionados con la obesidad. Esto lleva a pensar entonces que el ejercicio físico es una buena herramienta para prevenirlo. Aunque el desarrollo del cáncer de mama se puede promover por diferentes vías.

La relación entre el ejercicio y la disminución del riesgo de cáncer de mama (postmenopáusico) está bastante documentada. Cuando se llega a la menopausia los ovarios disminuyen su actividad y dejan de producir estrógenos; es aquí cuando el órgano adiposo toma el control en su producción.

En las células adiposas se lleva a cabo un proceso conocido como aromatización de los andrógenos, es decir, a partir del colesterol se forman los andrógenos que luego serán convertidos en estrógenos por la acción de un enzima llamado aromatasa. Entonces, las mujeres postmenopaúsicas con obesidad presentan niveles más elevados de hormonas sexuales, que es un factor de riesgo para padecer cáncer de mama. Concomitante, se ha observado disminución de otra molécula llamada globina fijadora de hormonas sexuales (SHBG); que inhibe la función de los estrógenos y los andrógenos.

Posiblemente, el tipo de ejercicio este limitado solo en la disminución de tejido adiposo; pero podría regular también la concentración de estrógenos y andrógenos circulantes.

La inflamación crónica es un factor de riesgo común para síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, recurrencia y mortalidad por cáncer de mama. Tanto en el síndrome metabólico como en el exceso de peso (obesidad), los marcadores inflamatorios, esteroides sexuales, relación insulina/factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1) y adipocinas se ven alterados. Esto quiere decir que, la inflación reflejada es crónica y se afectan, además, otras rutas involucradas en la respuesta antiinflamatoria mediada por otras moléculas como las citoquinas (adiponectina) que lo compensarían.

La resistencia a la insulina,

es otro factor importante que lleva al aumento de la glucosa sanguínea, la cual, es un combustible disponible para las células neoplásicas. Por su parte, el hiperinsulinismo aumenta las concentraciones disponibles de IGF-1 que estimula la diferenciación celular y suprime la muerte celular programada o apoptosis y muy importante. La insulina aumenta la disponibilidad de hormonas como los estrógenos y andrógenos involucradas en el desarrollo de algunos tipos de cánceres.

Otra relación estudiada en este tema es la de la Vitamina D.

Concentraciones menores de esta vitamina se han encontrado en personas que no realizan actividad física al aire libre, esto se explica por el menor estimulo de luz ultravioleta sobre la piel y, se encuentran entonces, mayores depósitos de la vitamina D en el tejido (órgano) adiposo, teniendo las otras células menor disponibilidad de esta vitamina para los procesos bioquímicos donde es necesaria.

Realmente, no se ha demostrado que el sedentarismo aumente el riesgo de padecer cáncer de mama, pero, de lo que no cabe duda, es de la asociación benéfica que existe entre el ejercicio y la prevención. Varios investigadores en las últimas décadas han demostrado que, en mujeres físicamente activas, disminuye el riesgo al menos en 25% de adolecer de CM, cuando lo comparaban con mujeres menos activas físicamente. Por otro lado, existe evidencia que en mujeres menores de 45 años también se logra disminuir el riesgo.

En conclusión: probablemente el ejercicio no solo medie en el control de peso. El aumento del ejercicio posiblemente disminuye el riesgo de sufrir CM a través de la reducción de estrógenos en sangre y las concentraciones de IGF-1 como se hizo referencia.

Para conocer de este y otros temas de interés visita mis redes sociales @Licbiomol.

NOTICIAS RELACIONADAS
Florida prohibirá tratamientos médicos transgénero para adolescentes
A los niños transgéneros en Florida se les prohibirá recibir hormonas o someterse a cirugías para tratar la...
Seguir leyendo
¿Por qué el ejercicio físico puede evitar un mal envejecimiento?
Varios podrán ser los puntos a tratar cuando hablamos de envejecer y, efectivamente realizar ejercicio físico...
Seguir leyendo
¿Afecta el cáncer de mamas la vida del hombre? conoce la historia de Elio
Una brisa helada bajaba de la montaña aguijoneando las orejas lanudas del Señor Elio; mientras una comezón...
Seguir leyendo
Vitamina D fuente inagotable de beneficios para la mujer
La vitamina D es una vitamina grasa, que está contenida en muy pocos alimentos, con excepción de los pescados grasos, por lo que casi...
Seguir leyendo
¿Es el ejercicio beneficioso para la salud? ¡Aquí te decimos de que forma!
Siempre que oímos a expertos en salud por los diferentes medios (radio, televisión y/o redes sociales), nos...
Seguir leyendo