Los chinos y los rusos, disponen hoy de empresas especializadas en chatarrear oleoductos completos; son kilómetros de tubería de diferentes diámetros, ya desmontadas y apiladas; se llevan tableros de control, motores y extensos tendidos eléctricos; desmantelan balancines y los despiezan.

Por: Dayana Krays
25 Ago, 2021 - 5:36 pm 0

En el país se consiguen ventas no autorizadas de chatarra que se establecieron no sólo en las principales ciudades del oriente venezolano, también en el resto de Venezuela y con ello su venta a otros países.

Pero así como hay ventas no autorizadas, hay exportación voces adentro por parte del gobierno.

Según el decreto N.º 3.586, mediante el cual se reserva al Ejecutivo Nacional la compra de residuos sólidos de aluminio, cobre, hierro, bronce, acero, níquel u otro tipo de metal o chatarra ferrosa en cualquier condición; así como de residuos sólidos no metálicos, fibra óptica, y fibra secundaria producto del reciclaje del papel y cartón.

Sin embargo la ley es sólo para ellos que no están «vestidos de rojo rojito».

«Nos convertimos en generosos financistas»

El empresario Guayanés Manuel García Tamayo en su columna de opinión para La Primicia, considera que en Venezuela caímos en la malévola ruta del endeudamiento, la improductividad y la miseria.

«Vivimos la consecuencia de una torpe administración, plagada de ineficiencia, graves errores, decisiones indebidas, y particularmente, la creación y fomento de una corrupción».

Entre tantas vertientes y guisos del régimen Tamayo tituló su columna de opinión como: «de la grandilocuencia a la chatarra», explicando y claramente como para mitigar nuestros grandes y extensos males, hemos recurrido a la chatarrería.

Desde hace ya algún tiempo, nuestros campos petroleros, comenzaron a chatarrearse; iniciaron por aquellas instalaciones en desuso; y se hizo para cancelar deudas a contratistas de Pdvsa.

Los chinos y los rusos, disponen hoy de empresas especializadas en chatarrear oleoductos completos; son kilómetros de tubería de diferentes diámetros, ya desmontadas y apiladas; se llevan tableros de control, motores y extensos tendidos eléctricos; desmantelan balancines y los despiezan.

Todo lo que costó miles de millones de dólares, hoy se remata sin remordimiento. Es chatarra para pagar deudas y también, para la exportación. Son bienes que nos sustraen y que difícilmente, podremos reponer.

A esta actividad oficial, tenebrosamente destructiva, se suma también la de las bandas de delincuentes, que de igual forma, diezman las industrias.

Sus fechorías, lamentablemente, se encuentran protegidas por «los cuánto hay para eso», de autoridades que no parecen tener bandera y menos aún, código de ética que los guíe. El chatarrerismo, se ha convertido en un negocio nacional muy lucrativo.

También existe otro tipo de chatarreo: uno que proyecta aún más, la miseria y el abandono: el chatarrero bachaquero; el que vende pequeñas piezas, partes y repuestos usados, en calles y avenidas sobre improvisadas mesas.

Toneladas de chatarra salen del país por la Base Naval de Puerto Cabello

Según la fuente «El Pitazo», las operaciones de exportación de chatarra no paran desde el muelle de la Unidad Naval Coordinadora de los Servicios de Carenado (Ucocar), en la Base Naval Agustín Armario de Puerto Cabello, donde toneladas del material son embarcadas a diario.

Se trata de un negocio redondo para quienes controlan la actividad desde el alto gobierno.

Foto-El Pitazo

«Es tal el negocio que prácticamente todo lo convierten en chatarra, como ha pasado con algunos barcos de la Armada que han sido echados al abandono y ahora forman parte del amasijo de hierro exportable», reveló la fuente naviera.

Algunos trabajadores refieren que toneladas de cabillas que se ven en buen estado también han sido clasificadas como chatarra y, como tal, exportadas hacia Turquía o a Irán.

«Es un negocio donde solo ganan los vivos, los trabajadores no. A esos se los pone a trabajar a riesgo, porque los contratistas no los dotan de los equipos de seguridad. Si un obrero tiene un accidente laboral nadie responde», narró un extrabajador que dijo haber visto a un compañero sufrir un siniestro por fallas de seguridad industrial y tuvo que afrontar la situación sin ayuda del contratista.

Foto-El Pitazo

La exportación de chatarra ha sido sometida a regulaciones por el Gobierno nacional y, en algunos casos, se ha prohibido. Sin embargo, por el muelle militar de Puerto Cabello la actividad no cesa, sale un barco y llega otro para ser cargado.

Mafioso denuncia conexión Venezuela-Turquía para traficar cocaína y chatarra

Un mafioso turco que ha hecho varias denuncias inéditas sobre las élites de su país y el crimen organizado, denuncia que se puso en marcha un plan para abrir una nueva ruta de tráfico de cocaína y chatarra entre Venezuela y Turquía.

El convicto jefe mafioso turco Sedat Peker aseguró en un video, que una nueva red había elegido una ruta que uniera Venezuela y Turquía por dos motivos: la falta de control de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en Venezuela y la proximidad de este país con Colombia.

Aunque fue vago sobre el modus operandi, Peker sugirió que los buques de carga que salen del puerto de La Guaira, en el norte de Venezuela, se detienen en Panamá antes de llegar a Turquía, según Bianet.

Aunque esta no parece ser una ruta establecida para el tráfico de cocaína, podría ser plausible con las conexiones adecuadas. Los cargamentos que transportan chatarra enviada desde Venezuela sigue llegando a Turquía.

El Estado es el que se encargará de vender el material estratégico nacional o de reciclaje a otros países, con “el discurso de que Venezuela lo requiere para el desarrollo de la economía nacional”.

Mensajes propagandísticos de un supuesto desarrollo industrial y comercial nacional que no genera al país empleo, ni divisas, ni pago de impuestos, ni reanimación de la economía. Por el contrario, a su juicio, apenas sirve para favorecer el reciclaje de materia prima secundaria en el extranjero.

La venta de “material estratégico” se ha vuelto una forma de sobrevivir para el régimen que enfrentan una dura crisis económica. A partir de la normativa, se ha hecho predominante la venta no autorizada de estos materiales en varios estados del país, como Carabobo y Anzoátegui.

Según fuentes las torres de perforación que ya no están laborando como otros materiales estratégicos están siendo tumbadas para su venta a otros países.

Costo de la chatarra

Venezuela exporta chatarra (menos de $200 tonelada), luego importa acero, tubos, más de $600 la tonelada lo que quebró prácticamente la industria siderúrgica nacional.

Colombia y Venezuela

Un negocio ilegal es la chatarra de carro con rumbo a Colombia,  y en distintos estados del país ocurre esto.

El periodista Lenin Danieri ha denunciado en reiteradas oportunidades:  que «el parque automotor en desuso» de  la alcaldía de #Guajira son desmantelados para llevarlos con rumbo desconocido, esos vehículos oficiales deberían ser desincorporados por la Cámara Municipal.

NOTICIAS RELACIONADAS
Operación Aurora: familia del primer teniente Franklin Caldera alza su voz en la campaña SOS Libertad
...
Seguir leyendo
Así celebran los dictadores su cumpleaños ¡Te sorprenderá!
Este 23 de noviembre, Nicolás Maduro, celebra su cumpleaños número 59, por eso, las autoridades venezolanas...
Seguir leyendo
Periodistas venezolanos quedaron relegados a trabajadores informales censurados y sin beneficios de ley
...
Seguir leyendo
Simplemente Carmen Julia: una historia personal y profesional cargadas de buena energía
Desde los tres años, Carmen Julia Álvarez ha vivido en el mundo de la actuación,...
Seguir leyendo
Hacer Periodismo en dictadura: Riesgo de persecución y muerte
"El periodismo es una de las profesiones más peligrosas del mundo", así lo señala el magistrado de la Corte...
Seguir leyendo