Para aplacar el impacto en el consumidor, el gobierno de España, presidido por el socialista Pedro Sánchez, anunció esta semana una reducción de varios impuestos sobre los precios de la electricidad.

Por: Rafael Arias
17 Sep, 2021 - 8:00 pm

Los precios de la electricidad llevan varias semanas a niveles récords y consumidores y empresas sufren pagando de su bolsillo facturas desorbitadas.

«Están desquiciados. En España ha habido subidas de hasta 15 euros de megavatio por hora de un día para otro. Es una barbaridad», dice a BBC Mundo Joaquín Giráldez, socio cofundador de Ingebau, una consultora especializada en energía en Sevilla, España.

Getti Images

El 15 de septiembre de 2020, el megavatio/hora en Alemania y Francia promediaba los 56 euros (US$66). El 15 de septiembre de este año promedió 166 euros(US$195), según la consultora global de energía y materias primas ICIS.

El mismo día, España registró 177 euros (US$200) por megavatio/hora. Un año antes costaba 50 euros (US$58), una subida de más del 150%.

Acciones y consecuencias

Para aplacar el impacto en el consumidor, el gobierno de España, presidido por el socialista Pedro Sánchez, anunció esta semana una reducción de varios impuestos sobre los precios de la electricidad.

Analistas y organizaciones advierten que, de prolongarse la crisis, Europa podría enfrentarse a un duro invierno, con posibles apagones de electricidad, cierre provisional de fábricas y más subida de precios.

Un riesgo extra de muertes por frío y un lastre para la recuperación económica tras el varapalo de la pandemia.

En Reino Unido, por ejemplo, se estima que 10.000 muertes al año están vinculadas a habitar una vivienda sin climatizar, según la organización caritativa National Energy Action.

Claves de la situación

1. Bajas reservas

«La demanda mundial de gas ha aumentado sin que suba a la par la oferta. El megavatio de gas cotizaba alrededor de los 10 euros el año pasado. Ahora mismo ronda los 70 euros«, explica Giráldez.

En plena transición ecológica, buscando fuentes de energía con menor impacto medioambiental, Europa depende del gas natural.

La combustión de esta fuente de energía emite mucho menos CO2 que el petróleo y el carbón.

El invierno es la época en que más se consume; clave para calentar hogares. También se utiliza en transporte y otros procesos industriales.

Cada verano, el continente repone sus reservas para afrontar los meses más fríos. Lo ideal es que a estas alturas haya un 90% almacenado, pero ahora mismo solo hay un 70% en países como España.

2. Competencia internacional

Al igual que Europa, Asia también ha sufrido un invierno muy frío. Esto se traduce en más demanda de gas desde países con gran población como China.

Además, la recuperación de la actividad económica tras varios meses ralentizada por la pandemia empuja todavía más la necesidad de quemar combustible.

«El problema de gas es global: China, Japón, Pakistán, Europa. Todos están afectados», dice Giráldez.

Europa suele abastecerse en gran parte del gas provisto por Rusia y Noruega.

Ambos países han sufrido varios problemas de suministro y, aunque este jueves se corrigió un 14% la tendencia alcista en precios por un restablecimiento del flujo del gas noruego, los inventarios siguen en números críticos.

El ambicioso proyecto Nord Stream 2, un gasoducto desde Rusia hacia Europa a través del Báltico, no termina de ponerse a punto. Esa fuente alternativa también lastra las reservas.

3. Falta de viento

En la búsqueda de energías limpias, el viento y el sol ofrecen la alternativa fundamental a los denostados carbón y petróleo.

Sin embargo, depender de estas fuentes renovables conlleva un problema que ahora mismo es irremediable.

«Los políticos dicen que las renovables abaratarán el costo de la electricidad y que son maravillosas. Es cierto, pero estas no cubren el 100% de la demanda y, además, son intermitentes«, dice Giráldez.

Este verano no ha habido mucho viento. Las turbinas no han podido crear suficiente energía.

«La generación de viento en Reino Unido y Europa ha sido muy baja en las últimas dos semanas. Menos del 15% de lo que normalmente se espera en septiembre. Se ha tenido que quemar más gas de lo normal también en verano», analiza Manuell.

El analista explica que esto podría resolverse con una mejora en la tecnología de almacenamiento.

La energía del sol y viento que no se consuma, se almacena y así no se desperdicia. Pero todavía no existen dichas condiciones.

NOTICIAS RELACIONADAS
Amazon ofrece 150 mil trabajos temporales remunerados a partir de 18 dólares la hora
El gigante tecnológico Amazon está buscando llenar 150,000 vacantes de empleo...
Seguir leyendo
Venezolanos se apuntan al «Juego del Calamar» criollo para ganarse 1000 dólares
En un país donde la economía se ha reducido alrededor de un 80 %, según las...
Seguir leyendo
Caracas retoma conexiones con España vía Air Europa, Iberia y Plus Ultra desde diciembre de 2021
La conexión aérea entre Venezuela y España vía Air Europa, Iberia, Plus Ultra...
Seguir leyendo
Exoneran de IVA e ISLR a 27 bienes del segmento de útiles y uniformes escolares
Un total de 27 bienes de uso escolar, que incluyen uniformes, calzado, morrales y los útiles más utilizados...
Seguir leyendo
Ante la ausencia de crudo Merey PDVSA apuesta por la producción de crudos pesados alternativos
Petróleos de Venezuela (PDVSA) ofrecerá a partir de octubre en el mercado...
Seguir leyendo