Por: Imdat Oner
10 Jun, 2021 - 4:30 pm

Hace casi tres años, un comercio de oro en auge entre Turquía y Venezuela capturó los titulares internacionales en medio de las sanciones contra la administración de Maduro. Del mismo modo, las acusaciones del mafioso turco Sedat Peker sobre una nueva ruta de tráfico de drogas desde Venezuela han capturado los titulares de Turquía recientemente.

En un video reciente subido a YouTube, Peker afirmó que Erkam Yıldırım, hijo del ex primer ministro turco Binali Yıldırım, había estado involucrado en un plan para enviar cocaína desde Venezuela a Turquía. Luego de una incautación de 4,9 toneladas de cargamento de cocaína en Colombia, el año pasado, afirmó que Yıldırım viajó a Venezuela en diciembre y febrero para establecer una nueva ruta o arrendó un lugar en el puerto norteño de La Guaira, en Venezuela.

Según Peker, eligieron Venezuela ya que la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) no tiene control sobre el país y es fácil transferir cocaína desde Colombia. También agregó que los envíos planeados se transferirían a yates en paquetes más pequeños y algunos de esos yates se dirigían a Yalıkavak Marina, una marina de yates de lujo en la ciudad occidental de Bodrum en Turquía.

Las fotos publicadas en Twitter por la Embajada de Turquía en Caracas en diciembre pasado confirmaron el viaje de Yıldırım a Venezuela.

El ex primer ministro negó públicamente las graves acusaciones contra su hijo y afirmó que había viajado a Venezuela solo en diciembre de 2020 para entregar suministros de COVID-19. Sin embargo, el funcionario turco refutó su afirmación, mostrando que Yıldırım no se llevó los suministros.

Turquía estuvo involucrada anteriormente en el negocio del oro, el petróleo y la chatarra en Venezuela, lo que llevó al país a enfrentar sanciones estadounidenses. Sin embargo, el tráfico de cocaína nunca ha llamado la atención del público como parte de las crecientes relaciones entre Ankara y Caracas. Dicho esto, las acusaciones de Peker podrían ser plausibles considerando dos dinámicas existentes: el aumento del tráfico de cocaína de América Latina y Turquía y las relaciones no transparentes de Turquía con Venezuela.

Turquía ha servido anteriormente como un punto de tránsito principal para las bandas que contrabandean heroína a Europa desde Afganistán. Los últimos cargamentos de cocaína incautados con destino a Turquía indican que Turquía también se ha convertido cada vez más en una escala de una nueva ruta de tráfico de cocaína desde América Latina hacia Europa y Asia.

Por ejemplo, Colombia anunció que incautó cinco toneladas de cocaína con destino a Turquía en contenedores de transporte en la zona costera.

Peker también compartió algunos detalles importantes sobre esta incautación en uno de sus videos que llamó la atención sobre las relaciones complicadas entre el Estado y la mafia.

Afirmó que la cocaína incautada por las unidades de narcóticos colombianos el año pasado pertenecía al ex ministro del interior y jefe de policía Mehmet Ağar, un aliado leal del president Recep Tayyip Erdoğan.

Mientras los turcos discutían la participación del exministro en el negocio del narcotráfico, la unidad de narcóticos de Panamá, unos días después, anunció que incautaron 616 paquetes de cocaína enviados desde Ecuador en ruta a Turquía.

El año pasado, otro cargamento de cocaína procedente de Brasil fue incautado en Turquía. En resumen, alrededor de siete toneladas de cocaína con destino a Turquía han sido incautadas por las unidades de narcóticos en los últimos años desde América Latina.

Como insinuó Peker, podría ser plausible que el creciente número de incautaciones de cocaína con destino a Turquía convenciera a los traficantes de drogas de trasladar las operaciones a un lugar mucho más seguro. En este momento, Venezuela una de las principales rutas de tránsito de la cocaína colombiana, aparece como uno de los lugares más apropiados para iniciar una nueva ruta de tráfico en América del Sur.

Una acusación formal reciente de Estados Unidos ya muestra que la administración de Maduro se convirtió en un cartel de las drogas llamado “Cartel de Los Soles” que facilita el envío de toneladas de cocaína a Europa y Estados Unidos a través de puertos y marítimos y aeropuertos.

Además, el presidente colombiano, Iván Duque, en su discurso público pronunciado en febrero pasado, afirmó que el “Cartel de Los Soles” ha trabajado con algunas redes de narcotráfico en Turquía. Con base en estos hechos, se podría argumentar que algunas figuras clave del establecimiento del gobierno venezolano podrían haber estado implicadas en otro tráfico de drogas con destino a Turquía.

En segundo lugar, la historia de relaciones opacas entre Turquía y Venezuela podría dar una mejor idea sobre la credibilidad de las acusaciones de Peker. Es útil observar más de cerca las relaciones entre los dos países para comprender lo que realmente está sucediendo.

Los lazos diplomáticos entre Turquía y Venezuela se remontan a casi 60 años, pero hasta hace poco eran poco más que el intercambio rutinario de diplomáticos. Pero el fallido intento de golpe de Estado en Turquía en 2016 fue un punto de inflexión en la relaciones bilaterales entre Ankara y Caras.

En los últimos años, los dos países han creado una acogedora asociación financiera, política y militar en un momento en que el gobierno de Maduro enfrentó varias acusaciones, incluida la corrupción desenfrenada, el tráfico de drogas y el lavado de dinero.

La falta de transparencia sobre los crecientes vínculos comerciales entre los dos países ha sido el problema desde el principio. El comercio de oro opaco entre Turquía y Venezuela fue un buen ejemplo de ello.

El oro venezolano se ha enviado a Turquía para su refinamiento desde 2018, y ese año se enviaron unos 900$ millones en oro. A cambio, Turquía se convirtió en un proveedor importante de productos básicos de consumo para Venezuela, como pasta, aceite de girasol, harina de trigo, lentejas rojas y leche en polvo para Venezuela.

Aunque el alcance y el contenido de los opacos acuerdos financieros no fueron suficientemente documentados, la información revelada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos explica bien cómo el mecanismo de oro por alimentos establecido entre los dos países ayudó a la administración de Maduro a obtener enormes ganancias de los fondos gubernamentales contratos e implicados en redes y esquemas de corrupción a gran escala.

Además, las frecuentes visitas de algunos políticos venezolanos de alto nivel cuyos nombres han sido implicados en los escándalos internacionales del narcotráfico plantean interrogantes sobre el narcotráfico. Uno de ellos es Tareck El Aissami, el funcionario venezolano de más alto rango sancionado por Estados Unidos por su importante papel en el narcotráfico, hizo una visita a Turquía en 2019 para finalizar un acuerdo comercial de oro entre Ankara y Caracas. También fue recibido por el presidente Erdogan.

A la luz de estos hechos, un establecimiento mafioso fuerte y políticamente conectado en Turquía puede haber planeado mover grandes cantidades de la droga desde Venezuela, que se ha convertido en un actor importante en el tráfico de cocaína en América Latina bajo el gobierno de Maduro. Otro posible ángulo del negocio turbio, permitiendo el enriquecimiento personal de altos funcionarios tanto en Turquía como en Venezuela.

También vale la pena señalar que el gobierno turco rechazó la moción para investigar las acusaciones formuladas por Peker.

El gobierno aún no ha iniciado ninguna investigación sobre las incautaciones de cocaína en América Latina. La aparente renuencia del gobierno a tomar medidas contra estas graves acusaciones planteó aún más la cuestión de la participación de los miembros del gobierno en negocios ilícitos.

Si la DEA de los Estados Unidos pudiera afirmar los señalamientos de Peker sobre la participación de Erkam Yıldırım en la creación de una nueva ruta para el tráfico de drogas en Venezuela, la creciente presencia de Turquía en el patio traseros de los Estados Unidos puede convertirse en otro punto de disputa entre Ankara y Washington.