En el embarazo y la lactancia es ya una recomendación habitual indicar suplementación con Vitamina D, ajustando la dosis a los niveles en sangre de la futura mamá

Por: Dra. Carmen C. Mantellini
26 Oct, 2022 - 3:25 pm

La vitamina D es una vitamina grasa, que está contenida en muy pocos alimentos, con excepción de los pescados grasos, por lo que casi exclusivamente su fuente natural es la exposición solar.

La vida moderna nos aleja de las actividades al aire libre. La mayoría de los días estamos en casa, oficina o incluso en el tráfico, alejados de la exposición al sol. Si aunamos a esto el sedentarismo  que la  acompaña, aumenta la probabilidad de tener déficit en vitamina D.

Aún no hay consenso en relación con cuánto tiempo, a cual altitud debemos estar para lograr un nivel adecuado de vitamina D. Lo que sí sabemos es que a medida que envejecemos la piel se va haciendo menos eficiente en sintetizar vitamina D. Y ya a partir de los 70 años es necesaria la suplementación.

La necesidad de tomar esteroides de forma crónica,

por ejemplo en aquellas pacientes con enfermedades autoinmunes o asma crónica, interfiere con la absorción de vitamina D. Así como la presencia de enfermedades gastrointestinales como por ejemplo la enfermedad de Crohn, una enfermedad más frecuente de lo que muchos imaginan

En el embarazo y la lactancia es ya una recomendación habitual indicar suplementación con Vitamina D, ajustando la dosis a los niveles en sangre de la futura mamá; con beneficios no solo para ella sino para su bebe por venir. En la madre pareciera que juega un rol en la prevención de estados hipertensivos como la preeclampsia. Y en el bebé, en la formación de hueso, en su sistema inmunológico y en el desarrollo de alergias.

Existen algunos otros beneficios que parecieran estar ligados a la suplementación, como la disminución en el desarrollo de cáncer invasor, mortalidad en general, trastornos neuropsiquiátricos, entre otros. Sin embargo no hay estudios con la fuerza científica para avalar su uso con estas indicaciones.

Lo que sí es cierto es que si no recibes sol diariamente, pareciera ser una buena práctica la suplementación diaria con al menos 600 a 800 UI de Vitamina D.

No dudes en conversar sobre la necesidad de suplementar con tu médico de confianza así cómo también la dosis de acuerdo a tus necesidades.

Para conocer de este y otros temas de interés visita mis redes sociales @Dramantellini.

NOTICIAS RELACIONADAS
Florida prohibirá tratamientos médicos transgénero para adolescentes
A los niños transgéneros en Florida se les prohibirá recibir hormonas o someterse a cirugías para tratar la...
Seguir leyendo
¿Por qué el ejercicio físico puede evitar un mal envejecimiento?
Varios podrán ser los puntos a tratar cuando hablamos de envejecer y, efectivamente realizar ejercicio físico...
Seguir leyendo
¿Afecta el cáncer de mamas la vida del hombre? conoce la historia de Elio
Una brisa helada bajaba de la montaña aguijoneando las orejas lanudas del Señor Elio; mientras una comezón...
Seguir leyendo
Ejercicios: Un buen método para prevenir el cáncer de mamas
Continuando con el tema sobre cómo el ejercicio nos puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer algunas...
Seguir leyendo
¿Es el ejercicio beneficioso para la salud? ¡Aquí te decimos de que forma!
Siempre que oímos a expertos en salud por los diferentes medios (radio, televisión y/o redes sociales), nos...
Seguir leyendo